Contador de visitas

10 abr. 2015

Hasta la próxima


No engendraré hijos ni amaré. No aprenderé oficio alguno. No dormiré en el lecho de mi hogar ni comeré en la mesa de mi padre. No juraré ni prometeré; mi palabra será mi yugo y mi testigo. Desde el nacimiento hasta la muerte mi vida no será mía.

No tengo elección, debo ser fuerte ahora y siempre. Y cumplir con mi tarea. Un dios entre hombres, un hombre entre dioses; la espada con la que termina la batalla.

Es lo que soy, es lo que sé hacer.

--------------------------------------------------------------------------------------------


La próxima vez que escriba, será en un libro. Hasta entonces. Gracias por leerme a todos los que habéis compartido tanto conmigo.

Abuela, a partir de ahora me encargo yo.Descansa.

No hay comentarios: